CREMATORIO Rafael Chirbes

13/01/2017

crematorio

Misent es un pueblo inventado cuyos habitantes viven en el mundo real. Un lugar que se inclina sobre la deriva de las ideas, el dinero y las personas en un mundo en el que, como dice su autor, “el miedo es la visión del futuro”.

Porque en Crematorio Rafael Chirbes va más allá de una simple descripción de lo que ha sido y continúa siendo la especulación inmobiliaria. No se trata de contar la manera en la que se han degradado las personas y el paisaje, ni de como la codicia y el ladrillo han ocupado su lugar. Por el contrario, esta obra se dibuja como un adiós hacia determinados ideales culturales y políticos que marcaron el siglo XX. Un recibimiento sin bienvenida a un modo de vida en el que a cualquier persona “voluntad para seguir viviendo es lo que [le] hace falta, y esa fuerza parece irremediablemente sacarla de comerse a otros”.

Es el caso de Rubén Bertomeu, ejemplo del darwinismo social y económico más despiadado, de la orgullosa capacidad del individuo para adaptarse al entorno en el que se encuentra y presumir por ello de lucidez frente a los demás. No importa la estética, no importa el arte ni la profundidad de tus pensamientos. Si eres arquitecto tienes que hacer casas, cuantas más mejor, y ganar dinero con ello, cuanto más mejor. Y si tienes una mujer joven a tu lado, entonces representas la encarnación del éxito. Así está definido socialmente, no es tu responsabilidad. Tu pasado es, simplemente, algo de lo que deshacerte cuanto antes. La vida se valora únicamente por lo que cuesta y “la vida es una inversión muy cara para convertirla tan deprisa en cenizas: pañales, potitos, guardería, escuelas, universidades. Cuesta un dineral que un niño llegue a adulto”.

Mientras tanto, su hermano, Matías Bertomeu, aparece en la historia como un muerto con el que nadie sabe qué hacer. Un defensor acérrimo de los ideales comunistas, devorado por un cáncer, por un tumor crecido desde su propio interior, cuyo cuerpo arderá en el crematorio. Mientras tanto, se trata de alguien que incluso muerto estorba, que causa polémica y discusión en la familia, que desequilibra constantemente la historia para introducir la reflexión entre los protagonistas. Un recuerdo cuya sola presencia incomoda al igual que la idea de una clase obrera que “ya no es protagonista de nada, ni sujeto de la historia. Ni siquiera es. Ha muerto”.

Y en la otra esquina, arrinconada, queda la cultura escrita representada por Federico Brouard, un escritor venido a menos que también comienza a ser devorado por el cáncer. Un autor cuya biografía está siendo recopilada por un catedrático de literatura que, pese a su habilidad para examinar y diseccionar las obras de otros, reconoce su incapacidad para crear una propia. Es así como, desahuciado de su propia vida, Brouard recorre los bares en  los que se reúnen los jóvenes para emborracharse, hablar con ellos y dejar que se burlen de él. Porque esos son los únicos lugares a los que queda relegada la cultura, a las borracheras, a las noches de quienes la utilizan como simple adorno y divertimento, pero no como una herramienta de transformación del mundo. Gente incapaz de entender que “cultura es lo que levanta del suelo la mirada del hombre y lo lleva a descubrir el horizonte”.

Con estos elementos, Chirbes traza el paisaje de sobra conocido por todos de los pueblos costeros comidos por el ladrillo y el sueño del lujo. Un escenario que detalla tras la mirada de la familia Bertomeu para, después, prenderle fuego, añadiendo personajes y estratos a la situación, compactándola cada vez más, ahogando paulatinamente a sus actores, sin que en ningún momento veamos el desenlace de la historia que, cada vez, se encuentra más próxima a explotar.

Gracias por leer esta reseña. Si quieres saber más acerca de mis libros, haz clic aquí

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: