MALDITO KARMA. David Safier

04/07/2012

Si pudiéramos arreglar los errores cometidos en nuestra vida ¿por cuál empezaríamos? Pero, si tuviéramos la oportunidad de volver a nacer ¿no haríamos de nuevo lo mismo que ya hicimos? ¿Y si esta enmienda fuera posible llevarla a cabo a través de otras vidas? Si de verdad una nueva oportunidad pretendiera ser algo más que una burla del destino ¿no sería necesario que se nos ofreciera en otras vidas?

En Maldito Karma, Kim Lange es el personaje principal de una historia construida sobre las exigencias que nos presenta el mundo actual. El reconocimiento profesional se convierte en una meta que se sitúa por encima de todo, borrando la familia, los amigos e incluso la propia felicidad.

Asimismo, imposibles cánones de estética y belleza se convierten en algo hacia lo que Kim vuelve continuamente su atención, imposibilitándola para disfrutar su éxito y sustituyéndolo por envidias, miedo hacia los demás y profundos complejos de inferioridad.

Sin embargo, desde la tragedia griega, pretender alzarse por encima de los seres humanos ha sido considerado como un exceso de soberbia castigado con la peor de las penas. El orgullo se convierte en algo que desborda la vida de Kim quien, tras una muerte ridícula e inesperada, resulta castigada con una transformación en ínfima hormiga. La única salida: no arreglar su vida ya acabada sino mejorar en las que a partir de ahora le tocará vivir.

Pero lo difícil no será actuar queriendo hacerlo lo mejor posible, sino dejar de lado los propios intereses y llevar a cabo determinadas acciones por el simple hecho de reconocerlas como buenas. Se abre así una dificultad moral que invita a reflexionar en torno a la finalidad última de nuestros actos, al individualismo exacerbado que profesamos y a las prioridades que establecemos en el día a día.

Maldito Karma se nos presenta como  una obra literaria que, al mismo tiempo, funciona como ejercicio de crítica social y personal, combinando las aventuras de los personajes principales con momentos de reflexión que encajan en nuestra propia vida. Un libro que, por esto mismo, en ocasiones se inclina demasiado del lado de la autoayuda haciendo demasiado explícitos y directos los consejos e intereses del propio autor.

Por esto mismo, resultaría recomendable leer esta obra pensando si realmente Kim Lange finalmente obra de manera acertada, si realmente ha dejado de lado el egoísmo que luce al principio de la obra, si es justo el destino de los diversos personajes, o si son necesarios determinadas elementos para justificar historia. Aunque posiblemente, la pieza clave que pueda ayudarnos a entender esta obra (incluso al propio autor) sea preguntarnos: ¿podemos situarnos por encima de nuestros propios intereses?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: